martes, 19 de enero de 2016

OH! MY GOD!: YOUR NAILS!!!!




(Que fue lo que me prácticamente me gritó una chica que me crucé en los bosques de Betws y-Coed . Para tratarse de aquí le quedó muy muy rude y si yo fuese de aquí habría pasado días consternada por lo rude que fue su chillido.
Pero no soy de aquí y en Spain me dijeron y me preguntaron de todo lo imaginable. Sobretodo los desconocidos. Asin, por la calle y a bocajarro.)

Un soplo de extravaganza corre hoy por mis venas, voy a hacer algo muy poco usual: un post rollo selfie-selfie. Ahá. )
Un post dedicado a mis uñas. 
Oh, como suena! Me hallo al filo de convertirme en una beauty-blogger? Que vértigo!
En la mismidad y el yoísmo que me embargan hoy voy a contestar a las númerosas preguntas que me han hecho como cientos de veces por la calle.

Y en el número uno, con diferencia:
*No (joder!) no son postizas. 
(Antes de las uñas acrílicas no era tan frecuente la pregunta)

*No, no tomo ningún suplemento alimenticio.

*Y sí, friego los cacharros, puedo usar incluso un nanax, solo se me resentiría el esmalte. Algo que hago todos los días.



Leyendo en la cama.
Me encantan los esmaltes blancos, pero la mayoría son una porquería. Este me regaló mi vecina Cristina. 

*Escribo maravillosamente en el teclado, y a bastante velocidad. Algo que también hago todos los días

*Puedo tirar de la anilla de una lata para abrirla. Que también hago todos los días 

*Puedo sacar una chincheta hincada en la pared. Solamente cuando quiero quitar un póster. Claro. Porque quitar chinchetas de la pared no es el hobby de nadie. Que yo sepa. 



No muy largas, amarillo pollo, hacian juego con mi coche.
Eso es una hoja de una Ipomea gigante. La echo de menos. 

*Puedo recoger tan rápido como cualquiera una moneda de una superficie lisa. Si se me cae una!

*Cocino y pico las verduras.

*Me abotono y me desabotono una camisa sin dificultad alguna.



Sin pintar

 *Monto mis muebles de Ikea y los desmonto, odio las dichosas llaves Allen como cualquier hijo de vecino.

*No, no soy una actriz porno. ( es curiosisimo; la mayoría de los hombres lo asocian directamente a eso: creen que soy una actriz porno en su día vestida de trapillo) 

*Rasco la espalda hasta limites de gloria y si no que se lo digan a mi mujer o a mi Peque-flor, que ambas acaban con los ojos en blanco.


Marlowe, el detective, decía que Hollywood había enseñado a las mujeres a mirarse las uñas al trasluz.

*Tardo en tenerlas realmente largas entre seis y ocho meses. 

*No me salen padrastros, no se me astillan y solo me las limo por los cantos una sola vez al principio de empezar a dejármelas largas.

*Llevo esa manicura "francesa" porque las uñas,-al menos las mías-, respiran por la base, es decir, toda la superficie pegada a la carne y si me las pinto durante periodos de tiempo tan prolongado se ponen amarillentas debajo. De este modo cuando me levanto el esmalte están perfectamente blancas y sanas. 


Se me van curvando hacia adentro según crecen, a veces hasta tocarse los cantos.



*Me las hago una vez cada quince o veinte días , no hay nada que me parezca mas cutre y horrendo que el esmalte despicado, así que busco un esmalte que:
Seque rápido, no pierda el brillo, sea resistente y después fácil de sacar. No es nada fácil y a menudo son mejores los esmaltes de un todo a cien que los de marca. Una vez encuentro uno que me gusta, me compro tres botecillos iguales. esas cantidades ridículas que venden no me duran y debo ser una de las pocas personas del planeta que tira los frasquitos usados y vacíos por completo. 





No demasiado largas tampoco, con mi añorado manojo de llaves.



 *Y no, ignoro si me sucedería igual en las uñas de los pies, pero la idea me resulta perturbadora estéticamente y poco practica:  solo podía calzar flip-flops.  Y, por el amor de dios, vamos a dejar a un lado eso de que si soy capaz de limpiarme bien porque siempre me ha parecido muy soez.

*Sentir concern por mi forma de ponerme un tampax también me parece abstruso. 





Una copa color sangre espesa, color a juego.

Una curiosidad inversa es que en cualquier sitio público ( el metro, el autobús, etc...) La mayoría de las mujeres que me las ven y tienen el hábito de comerse sus uñas, automáticamente empiezan a hacerlo, asi que en ocasiones he estado en un vagón con diez ronchadoras simultáneas. Extraño, ñik-ñik.


De púrpura Imperial, ese color taaaan popular aquí.




Cascabeles! Rojos y brillantes!




Que pinta de ir a dirigirme a algún tipo de muy vandálico disturbio!
Pero es un pomelo




Las puedo clavar en una pastilla de jabón, o en una manzana.




Es el muy extraño anuncio del champú con el que baño a Nana?
(que por cierto, estoy encantada con el)




Que si. Agarro los objetos sin dificultad.
Véase.




Con el ánimo de que se note que aguantan peso.
Aunque aguantan bastante más que esas pocas llaves.









Mi gusto por lo inquietante.
HUMMM
Dentera?

Entendiendo que son extremadamente duras pero flexibles, de otro modo, necesitaría mas lacayos que un emperador chino nada más que para levantarme de la cama y ponerme los calcetines. 


En resumidas cuentas me manejo mejor y estoy más cómoda con mis uñas largas que cuando me las corto, Es así. 
Y me las miro y las imágenes que me fluctúan por la cabeza son similares a... 




Y....






Hay gente a la que les encantan, hay gente que le da grima nada mas verlas. Lo que esta claro es que vivir pendiente de la opinión de los demás es un estúpido nonsense.


Y yo aquí. Con Lord Vader. Tan Contenta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Es difícil, pero no imposible.