miércoles, 10 de enero de 2018

MI MINI-MINI MOMENTO REVENANT



Yo me paso los avisos de mal tiempo por el potorro, que remedio, porque aqui, si cada vez que dan la alarma, ya sea por lluvia, viento, frio, nieve o divertidas variaciones sobre todo a la vez, no sales de casa y punto.

Y la vida se puede convertir en una extraña paranoia entre el sofa y el puto Tesco, oh, no! el invierno es demasiado largo y yo necesito andar todos los dias. Y bueno, literalmente, siempre he campeado bien los imprevistos. 
(El viento, el viento, el puto viento, lo llevo bien todo excepto la oscuridad diurna y el puto viento)

Hace no tanto nos golpeo de rondon el huracan Ophelia. Un agobio, todo agitandose violentamente, cayendose, rasgandose, como si el mundo se hubier visto engullido por un gran grito que lo rompia todo. Y bueno, tuve que volver a tachonar el tejado del hatch con tela asfaltica. Lucky me. 

Pero ayer me pillo. Ignore una alerta de viento y sali con Peques. Esa es otra, los country parks y jardines me la pelan. Yo necesito campo, lo mas salvaje disponible. Y a base de perseverar consigo acabar en sitios muy remotos y extremadamente solitarios, que espor donde me gusta vagar a mi, aunque a veces te vuelvan un poco loco.Que lo hacen.
Y bueno, sali, como a cero grados, grado arriba, grado abajo, aguantando el viento y algo de lluvia gelida a la ida de mi paseo circular de unos, no se... creo que diez kilometros.

Vale. Me hago el tramo de carretera, me meto por las praderas, por los bosques, salto las cercas, me cuelo por las tapias, faisanes, vacas, caballos y ovejas y cuervos y zorros y ramas que  crujen y crujen y derepente, se levanto el viento en serio. Pero muy en serio.

Yo estaba en mitad de un kilometrico sembrao que, curvandose metro a metro linda con un bosque, asi que tanto me daba ir que regresar, la distancia era equidistante, sin salida rapida posible. Sin refugio.

Como soy flaca tuve que empezar a dar cada paso encorvada al maximo para que el vendaval no me arojase al suelo y para colmo, el suelo era un maldito barrizal y como ya se sabe, aparte de hacer el avance lento y fatigoso se va acumulando una generosa cantidad de barro en las botas, que cada vez pesan mas, lo que es muy penoso.

Pero eso no era lo peor. Lo peor era el ruido. Un bramido ensordecedor en el craneo, me dolia la cara, las orejas, los oidos y la mandibula y los ojos me lloraban...pero los lagrimones se me subian a las cejas para precipitarse desde ahi hacia mis sienes! WTF! ( inaudito, eso no me habia pasado nunca!) Y los mocos acuosos me llegaban a la barbilla, de forma incontrolada. Como la vida misma. Lo unico que queda es seguir avanzando, jua-jua-jua.
Y no cejaba. Cuando me atrevia, levantaba un poco la cara para ver a que altura estaba y eso era eterno, lentisimo. Un tramo que cualquier otro dia me ventilo en menos de media hora me estaba llevando mas de una. Calibre ideas tontas como la posiblidad de tirarme al suelo, ovillarme y esperar que parase un poco. Nonsense. Y el bramido, el bramido, y una sensacion de que te estan sacudiendo. El caso es que me sentia mareadilla y algo confusa, en serio.

Obviamente logre volver al pueblo, que esta mas bajo, donde el vendaval se notaba pero no tan extremo. Supongo que la sensacion termica habia sido de bastantes grados bajo cero, pero me ardia el cuerpo y tenia el torso, bajo el plumas, empapado de sudor, asi que del posible frio que pase, no se nada. Pero el mareo y la sensacion de confusion aumentaron, a saber porque. Tenia las piernas flojas y la cara ardiendo como si me hubiesen restregado arena.
No iba apoyandome en las paredes por dignidad.
Solo queria llegar a mi casa.

Y habia un señor ahi, en la marquesina de la parada del autobus, con su gorrito de lana. Aha. Aqui son mucho de afearte la conducta silenciosamente, con penetrantes miradas y labios fruncidos. En silencio. Aha. Y todo el decia:
" pero no ves que vas con la cara esturriada y llena de mocos" decia su mirada. " que improper". Que es lo peor de lo peor, usease...lo contrario de proper que es lo suyo y lo correcto y todo eso que hacia la reina Victoria, por dios, que cerca estuve de lanzarme a dar divertidos alaridos, entre la risa y la ira.

MIS COJONES LOS MOCOS, que hacia poco menos de media hora estaba en mitad de la nada, azotada vilmente por los elementos y esa altura - la de la de la marquesina del autobus- por poco no tenia que sostenerme poniendo una mano en la pared...QUE COÑO MIRA USTED MIS MOCOS, OIGA????!!! MIS MOCOS!!!.
MIS MOCOS!!!!

Segun llegue a mi casa y cerre la puerta, ipso facto me tuve que tumbar, y tuvo que pasar un buen rato hasta que el bramido del viento ceso dentro de mi cabeza, me desmañe como un muñeco. Mire el tiempo. 80 km/h. Ñej.

Pero...Peques iba conmigo todo el tiempo! Cuando me vio arrojarme al sofa,se preocupo, me escrutaba girando la cabeza de esa forma que hacen los runis cuando no comprenden algo, me movia el rabito.
A ella plin. Plin. En ese periplo hasta ligeramente peligroso para mi, por lo que se, ella habia estado rastreando pollos, y agobiando malditas ovejas a traves de las cercas, como cualquier dia.
Hey! La Pequeña Podenca Andaluza!, mi Nanabun.
Y si señor, se me cae el moco.
Notas:
* Creo que para habitar en las islas Shetland hay que estar, con todos mis respetos, un poco ( bastante) pirado.
* Como no dispongo de una foto personal con que ilustrar el texto,- para fotos estaba yo- me parece remarcable comentar que mi nuevo color de uñas es Tangerine. Me gusta menos que el Coral Neon que venia usando pero esta OK.



Mis mocos, Motherfuckers.

2 comentarios:

  1. Que aventura mas angustiosa, ha sido un relato que lo has vivido segundo a segundo recordando el mal trago del puñetero viento.
    Aquí, en Zaragoza dentro del valle del Ebro, que es un corredor del viento (cierzo en mañilandés) nos echamos unas piedras a los bolsillos para que no se nos lleve el viento.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Javier!!!

    El viento que os castiga a vosotros tiene un hermoso nombre, o a mi me suena bonito, que quieres. Lo creas o no, ahora mismo estmos en mitad de otro temporal ventoso y estoy...harta. Angustiosa aventura, si, angustioso invierno aqui, todo gris y negro y podrio ya de humedad. Es la epoca del año, lo siento, que me tiene muy cansada ya. Tengo una entrada del año pasado, casi mismas fechas, que lo refleja bien.
    Lo de las piedras es coña tiene un trasfondo verdadero? Yo no podria moverme con mucho peso extra, ja ja ja!
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Es difícil, pero no imposible.